México

Actualidades

Ringling Brothers, el mundo en tren

22/05/2013

El circo llega a la capital con “Dragons”; busca conectar con el público mexicano

Los artistas del circo Ringling Brothers, que llegó hoy a la capital del país para presentar el espectáculo Dragons en la Arena Ciudad de México, realizaron ensayos especiales para crear una mayor conexión con el público mexicano.

“El ringmaster del show, Johnathan Lee Iverson, ensayó sus líneas y canciones en español para vivir la emoción en carne propia, pues lo usual es asignar a un coanimador”, cuenta el payaso Henry Higinio Castillo.

Una hora antes de cada función se realiza un preshow al que la gente puede acceder y tomarse fotos con los artistas, disfrutar rutinas cómicas y ser testigos del talento de Kelly Ann, la elefante que pinta cuadros que se rifan entre los asistentes.

Henry, de origen peruano, cuenta que ensayan cuatro o cinco días a la semana y el lunes viajan en tren hacia su siguiente sede.

“Mide como una milla y media y te puedes movilizar en todo el tren, y aunque cada uno tiene su espacio privado hay días que uno quiere caminar y relajarse pero caminas y ves diferentes culturas, por ejemplo con los rusos, ni ellos ni yo hablamos mucho inglés pero nos tratamos de comunicar y ves cómo viven y comen, parte de sus fiestas; luego caminas un poco más y pasas por el vagón de los chinos y es completamente diferente; estamos juntos pero cada uno tiene su cultura y eso es algo rico que te da el circo”, contó el payaso.

En el espectáculo participan hasta 120 artistas en escena, pero en el tren viajan entre 300 y 350 personas.

El húngaro Sandor Eke es el jefe de 13 payasos en las 142 ediciones del circo y aunque ahora ama su trabajo en un principio se negaba al oficio.

Se instruyó en gimnasia y acrobacia y luego de trabajar algún tiempo le ofrecieron cambiar de giro y su respuesta fue “No quiero ser payaso”, acudió a un casting e hizo todo con más resignación que gusto. “Yo estaba de amargado hasta que usé un trampolín para volar como Supermán y caí de panza en una colchoneta, todos se quedaron impresionados. La transformación más dura fue pasar de un artista de acrobacia a payaso, porque el acróbata siempre tiene el porte de artista”, confesó Eke, el payaso acróbata.

Comentarios

Usted debe estar conectado para publicar un comentario conectarme .